“El amor en los tiempos del cólera” de Gabriel García Márquez

Fermina Daza y Florentino Ariza son los protagonistas de esta novela barroca, exuberante, cadenciosa como los barcos que cruzaban el Caribe en los convulsos y deliciosos tiempos en que el cólera morbo, y cualquier otra enfermedad intestinal y contagiosa, antes del descubrimiento de las vacunas, acababa en breve con la vida de miles de personas.

Gabriel García Márquez no desvela a qué época de la historia de su país, Colombia, se refiere esta magnífica novela circular, donde saltamos del presente al pasado, pero nos da algunas pistas por la mención a cierto presidente de su nación y a varios médicos famosos, a la primera iluminación de las calles, al fin de los barcos de vapor y a las iniciales líneas telefónicas, es decir, a finales del siglo XIX y principios del XX.

Tras la independencia de la corona española en 1816, distintas guerras y guerrillas internas se suceden en la nueva república de Colombia, donde la clásica desigualdad entre clases sociales se agudiza con los sucesivos gobiernos. La penuria económica, los levantamientos revolucionarios y el persistente calor provoca imágenes surrealistas, como la que el autor describe varias veces relatando que en la travesía por el río decenas de muertos flotaban entre las aguas. Sin duda el cólera, el tifus y la guerra se adueñaban de la población irremediablemente.

La novela narra cincuenta años de amor por parte de Florentino a Fermina, que se conocen de adolescentes en un parque público, vigilada ella por su tía. El amor crece con las cartas que se cruzan entre ambos y sufre un duro golpe cuando Fermina se ve obligada a viajar con su padre a la otra punta del país para olvidar a Florentino. El trayecto es penoso en un país de pésimos caminos y tormentas demenciales, pero el recibimiento familiar es apoteósico, muy latino, con mucho afecto. Fermina vive toda su vida en la opulencia.

Florentino nace en una familia humilde, pero remonta poco a poco hasta convertirse en un rico propietario de naviera y tierras. A finales del siglo XIX los pudientes colombianos pasaban el tiempo visitando a parientes y amigos, bien trajeados, frecuentando sus oficinas y propiedades, asistiendo a discursos de gobernadores, al teatro, a convites de sociedad. Nuestro protagonista, a quien finalmente, Fermina manda una última carta para cortar sus relaciones, que apenas habían pasado de ser esencialmente epistolares, dolido como nunca, decide seguir amando toda la vida a su huida novia, y lo cumple, pues durante cincuenta años reserva su corazón para ella, que no su cuerpo.

Florentino quiere permanecer fiel a su amada, pero sin proponérselo apenas, va manteniendo relaciones con 620 mujeres de todas las clases sociales y edades: mucho mayores que él, niñas ahijadas suyas, viajeras esporádicas, casadas en busca de aventuras e incluso e incluso empleadas de su negocio, pero a ninguna dice amar como a Fermina.

Ella se casa muy joven con un eminente médico de la ciudad, que le proporciona una gran fortuna ante la ruina de su propio padre. Es fiel a su esposo, Juvenal Urbino, asumiendo sus labores de esposa regentando la gran casa familiar y acompañándole en sus visitas y acontecimientos públicos. El matrimonio viaja por Europa antes de la primera guerra mundial, en una época de luz, alegría y nuevos inventos técnicos, así como de una gran efervescencia intelectual: sufragismo femenino, marxismo, ateísmo. Vuelve a Colombia y tiene dos hijos. Se codea con la autoridad gubernativa y la flor y nata ciudadana. Se ama en la juventud y se acompaña en la vejez, aun cuando el marido mantiene una pequeña relación extraconyugal cuando ya es un hombre maduro, que ella sabe adivinar y cortar con inteligencia. Parece ser que García Márquez se inspiró en la historia de sus propios padres para escribir esta novela.

La vida cotidiana de pareja, la relación diaria de comidas, costumbres y pensamientos está descrita con precisión, pues el marido y la mujer pasan de la indiferencia en que transcurre su boda, al amor entregado y mutuo que se profesan con los años, y que se diluye en una convivencia amorosa poco a poco. El autor se vale del amor conyugal entre los protagonistas para contarnos cómo se vivía en la época: la dedicación de los criados, la apariencia social de estabilidad y riqueza como primera norma, la omnipresente figura del marido patriarcal, la alegría de vivir, la elegancia de los entierros, y desde luego la necesidad de sexo y amor entre hombres y mujeres, fueran ricos o pobres.

Fermina Daza enviuda a los setenta años y está dispuesta a recoger sus recuerdos y encerrarse en una soledad eterna, pero Florentino, que no se ha casado, fiel a su promesa de juventud, la visita cortésmente venciendo la terca resistencia de ella. La conquista dura años y el autor vuelve a tiempos pasados para contarnos diferentes vivencias de ambos personajes en su juventud, para plasmar también cómo el país y la sociedad se ha ido transformando.

Es fácil perdonar el cinismo de Florentino porque su paciencia rompe todos los moldes. También es fácil perdonar los desplantes de Fermina porque ella siempre, o casi siempre, se comporta como se espera que lo haga una dama de la alta sociedad.

El libro resulta ser un canto a la vida, al amor, a la vejez, incluso, por parte de un maestro en el arte de narrar imágenes, de trazar personajes inverosímiles, de engancharnos al siguiente capítulo. Toda la opulencia y esplendor del Caribe se huele y contempla leyendo El amor en los tiempos del cólera

En 2007 Mike Newell llevó esta novela al cine con el título Love in the Time of Cholera. Giovanna Mezzogiorno y Javier Bardem son los protagonistas. El guionista es el sudafricano Ronald Harwood. Las partes más emotivas están acompañadas con canciones de Shakira en la versión en español.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s